David A. Sousa: “Los colegios están reduciendo la creatividad de los alumnos”

  • Escuela – 3-4-2017 | Prensa escrita
  • El experto internacional en neuroeducación, que ha participado en el I Encuentro Internacional Neurociencia en la Educación, insistió en la necesidad de que padres y profesores conozcan en profundidad los procesos cerebrales para ser más eficientes a la hora de formar y educar
Portada

La neurociencia es una pieza clave para entender y mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje, atendiendo al desarrollo, ritmos y plasticidades del cerebro que cambian continuamente y se presentan de diferente manera en función de la edad, el medio ambiente e incluso la herencia genética. Por ello, el dr. Sousa insistió en la necesidad de que padres y profesores conozcan en profundidad estos procesos cerebrales para ser más eficientes a la hora de formar y educar a niños y alumnos: “el profesor es la piedra angular en el desarrollo del estudiante, por ello cuanto más conocimiento tenga sobre cómo funciona el cerebro será mejor profesional y más efectivo”.

Uno de los aspectos más importantes que han revelado los últimos descubrimientos en neurociencia es el proceso creativo, muy ligado a la resolución de conflictos: “el aprendizaje mejora mucho cuando los estudiantes están motivados y pueden desarrollar su creatividad”. En este sentido, Sousa destacó la necesidad de modificar los sistemas educativos vigentes para que los alumnos no pierdan su capacidad creativa, sino que la desarrollen y aumenten: “El cerebro está diseñado para ser creativo, para sobrevivir buscando diferentes soluciones a los problemas”. El currículum actual de la escuela los vuelve pasivos porque a medida que avanzan los cursos aumenta la cantidad de información que reciben, las asignaturas se vuelven más densas y dejan de hacer actividades creativas: “los colegios están reduciendo la creatividad de los alumnos”. Por ello, defendió la incorporación de las Artes en los sistemas educativos: “Integrar actividades artísticas en todas las áreas curriculares estimula la creatividad, porque las artes desarrollan actividades espaciales y de atención, mejoran los sistemas de memoria, aumentan la persistencia y la auto-evaluación”, explicó.

La tecnología es el mayor impacto externo que ha recibido la enseñanza y el aprendizaje en los últimos años ya que está “re-cableando el cerebro de los alumnos afectando a la atención, la memoria, las habilidades de pensamiento y las habilidades sociales”. El dr. Sousa defiende que la tecnología debe ser una herramienta, no un fin, por lo que los profesores “deben saber cómo está modificando el cerebro de sus estudiantes para enseñarles un uso positivo y efectivo de estos nuevos dispositivos”. Sousa subrayó la necesidad de reducir el tiempo dedicado a las tecnologías para mejorar el comportamiento social de los jóvenes: “las interacciones sociales de muchos estudiantes son con dispositivos digitales en lugar de con personas. Se puede decir cualquier cosa sobre cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier momento, sin miedo a la repercusión, ¿Es este el comportamiento social que queremos?”, concluyó el dr. Sousa.

http://www.periodicoescuela.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbH1czUwMDA0MjOztDRWK0stKs7Mz7M1MjA0NzAxAAtkplW65CeHVBak2qYl5hSnAgArTsXxNQAAAA==WKE



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR